VUELVE  LA PRIMAVERA



No me importa que el cálido verano
marchite las flores de mi prado;
durante meses ya lo han adornado,
perfumando mi alma de hortelano.

La flor debe morir, ése es su arcano,
mas su fruto quedará enterrado
a cobijo del largo invierno helado.
Y a la espera de surgir, no muere en vano.

La primavera llega ya, temprano,
y de nuevo el color viste al cercado:
brota la nueva flor del viejo grano.

A veces sentimientos ya lejanos
salen del corazón, como un sembrado,
vuelven, como la flor, a nuestras manos.


20 de marzo de 2018

FBarrio.