Los Reyes Magos en Riofrío de Aliste


 

   El clima navideño, como una cuerda de cítara que se quedara vibrando después de ser pulsada, se prolongaba hasta la festividad de los Reyes Magos, epílogo de la Navidad.


   La víspera de Reyes, avanzada ya la noche o de madrugada, se mantuvo durante algunos años, una costumbre folklórico-religiosa: la felicitación de Reyes. Un grupo de cantores, mayores y pequeños, iban visitando las casas del pueblo, principalmente las de Autoridades, familias y amistades, y desde la puerta, desde el patio o desde alguna ventana, para asegurar que podrían oírla, se felicitaba los Reyes a sus moradores.


   Dicha felicitación iba precedida o rematada con un villancico, y acompañada con panderetas u otros instrumentos característicos del tiempo navideño. No tenía como fin primordial la petición de aguinaldo.


    La felicitación consistía en unos versos, de corte popular, referidos en general a toda la familia o en particular a cada miembro de ella. Al final, se levantaba alguien, agradecía la deferencia y convidaba a alguna cosa: bebidas, pastas o chorizo.

 

Sirva ésta como paradigma de felicitación:

 

Fue en esta noche de Reyes,

la primer fiesta del año,

cuando se verificó

la adoración de los Magos.

 

En esta noche tan fría,

día de los Reyes Magos,

os venimos a cantar

este coro de alistanos.


Revolaba la paloma

por encima de la acacia

y en su revolar decía:

viva el patrón de la casa.

 

Revolaba la paloma

por encima del laurel

y en su revolar decía:

viva también su mujer.

 

Revolaba la paloma

por encima de la encina

y en su revolar decía:

viva toda la familia.

 

Buenos Reyes, buenos Reyes,

buenas noches les dé Dios a ustedes.


   Podían intercalarse nombres en particular o pedir un aguinaldo a la casa, según fuese la confianza.


Aquí termina la ronda

de este coro de alistanos,

tengamos vida y salud

para así felicitarnos.


 



 

   No era habitual tener cabalgata de Reyes. En 1958 se tuvo la primera que se recuerda, el mismo día de la festividad, después de misa. Fue un memorable acontecimiento por su novedad. Hubo otra al año siguiente,  ambas con textos y dirección  de Agustín Rodríguez Fernández. Los Reyes en caballos, los pajes acompañándolos, todos, a pesar de las escasas posibilidades, perfectamente vestidos, labor en la que no escatimaron esfuerzo  varias personas. 


Estos últimos años se viene teniendo una escena de Reyes fuera de la iglesia, con la llegada de sus Magestades y séquito, a quiene les espera la gente delante de la iglesia, antes de la misa, y ya en el interior se desarrolla una sencilla representación. Todo el conjunto corre a cargo, en una actitud elogiable, de la juventud del pueblo.


Nota:   Este tipo de representaciones tiene innegables reminiscencias medievales, cuya primera manifestación es "El auto de los Reyes Magos" (S. XII). El teatro tuvo orígenes religiosos en las iglesias, con representaciones de la Navidad, de la Pasión, etc. Al unírsele elementos profanos, tuvo que salir a los pórticos de las iglesias y a la plaza. Por toda Castilla y León existe una plural manifestación escénica con motivo de esta fiesta.

 

¡Buenos Reyes, buenos Reyes!

¡Buenas noches les dé Dios a ustedes

y, si los tienen,

a sus hijos

y a sus nietos!


3 - 1- 2013


Gregorio