AL SEMINARIO, ANTES DE PARTIR DE VACACIONES


 

Me gustaría poder hacer volver a mi memoria el porqué de esta poesía. Quizás la hice para alguna función o velada festiva. Tal vez alguien recuerde, yo sólo puedo recordar que se inspiró en La Canción del Pirata de Espronceda.

¿Qué es mi barco? Mi tesoro.
¿Qué es mi Dios? La libertad.
¿Mi ley? ¡La fuerza y el viento!
¿Mi única patria? ¡La mar!



 

¡Flor que en tus pétalos guardas

las delicadas semillas

que en el día de mañana

han de ser Hostia nutrida!

Pido que, al marcharse al mundo

las almas por ti regidas,

las guardes del manantial

que por el mismo camina.

Mas, si ellas a ti te son

causa de agravio y tristeza,

con más insistencia pido

que ruegues mucho por ellas.

 

El camino es estrecho,

muchos los cruces,

si no miras al frente,

te das de bruces.

Al final del camino

hay una noria,

si te subes a ella,

ya no habrá gloria.

 

 

Esto es todo lo que recuerdo.

Feliz regreso de vacaciones.

Un abrazo

 

 

Septiembre 2014

Elio