Navidad en Aquisgrán


 

Catedral de Aquisgrán - Wikipedia

Aquisgrán, ciudad alemana situada muy cerca de las fronteras de Bélgica y los Países Bajos, es la antigua capital imperial del Sacro Imperio Romano-Germánico, que el emperador Carlo Magno hizo famosa junto con Federico Barba Roja.

 

El centro de la ciudad fue declarado en 1978 patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

 

Entre sus edificios más emblemáticos está la catedral, hoy de tres estilos diferentes, pero que se hizo famosa por su capilla palatina de estilo octogonal construida a finales del s.VIII. Entre 936 y 1531 este bellísimo templo fue escenario de la coronación de 30 reyes y emperadores alemanes, entre ellos Carlos V de Alemania, que fue I de España.

 

En esta ciudad se celebra la Navidad desde tiempos inmemoriales con gran boato. 

 

Mercado de Navidad - Porconocer.com

Es internacionalmente conocido su "Mercado Navideño", al que acuden visitantes de toda Europa. Son muy famosas las salchichas y las "aachener printen" una especie de chocolate prensado, para el que hay que tener una dentadura muy apropiada. 

 

Ya durante las 4 semanas de Adviento se celebran numerosos conciertos, la mayoría de música Sacra, en todas las iglesias de la ciudad.

 

Las familias decoran sus casas a partir de la primera semana de Adviento con cantidad de motivos navideños y la Corona de Adviento con sus cuatro velas no puede faltar en ningún hogar.

 

En la Nochebuena todas las iglesias están abarrotadas de gente, incluso este día por los más alejados de la Iglesia. La gente se viste muy elegante para acudir a la Misa del Nacimiento del Salvador, en horarios entre las 17  y las 20 horas, ya que es un día que las familias aprovechan para cenar juntos y no puede faltar de una mesa el pavo navideño.

 

Este día, antes de la cena, se encienden las luces del árbol de Navidad y se abren los regalos que se hacen unos a otros. Después de cenar se cantan villancicos, se saborea un buen vino y se suele ir pronto a dormir, ya que al día siguiente las familias cristianas acuden a la Misa de Navidad.

 

El día 26 también es día festivo.

 

La Navidad en Alemania se parece un poco a la Navidad en España, pero con un poco de mayor sentido religioso.

 

Y ¿qué pienso yo de la Navidad? Pues, entre otras cosas, que es necesario restablecer el sentido cristiano de estas fiestas en las que celebramos el Nacimiento de nuestro Salvador. En un mundo tan marcado por la mano invisible y poderosa del gran capital, estamos convirtiendo estos “días de Gloria a Dios y Paz a los Hombres” en un negocio exhaustivo, aprovechando que muchas personas se pueden permitir gastar y gastar; pero, al mismo tiempo, se ven más personas con necesidades más acusadas, a las que no prestamos toda la ayuda debida.

 

En la última exhortación  pastoral que ha publicado el papa Francisco, de una meridiana claridad, todos los cristianos estamos invitados a salir de nuestros caparazones y abrir el corazón a un mundo más generoso y compartido.

 

También percibo de un tiempo a esta parte que muchas personas se están cuestionando, cada vez más, una serie de valores humanos y religiosos que han de recuperarse... y esa tendencia a la desilusión y el agnosticismo en temas espirituales va en contra de lo más valioso que tenemos.

 

 

Aachener printen. Mi aguinaldo alemán para todos vosotros

Bueno, bueno... ¡retornemos a sendas más venturosas, ya que se respiran aromas de tiempos más optimistas!

 

 

¡Dios quiera que el Niño de Belén llene nuestros corazones de paz y bondad en estas Navidades y también en el futuro!

 

Desde esta hermosa ciudad de Aquisgrán os deseo a todos los lectores de Telemarañas unas Felices Navidades y un año 2014 lleno de paz y bien.

 

 

M.P.Mayo