LOS TIEMPOS



"El pasado, el presente y el futuro no existen. El tiempo es una mera percepción de nuestros sentidos".

A. Einstein


Estimados amigos de la Quinta del 59:

En nuestra convivencia diaria solemos oír lo que denominamos “frases hechas”. Las hemos oído en multitud de ocasiones y las damos por buenas. No nos paramos a pensar si son acertadas o verídicas.

Decir que existe el pasado, el presente y el futuro es una de ellas. Nos suena bien al oído, es bonito, lo aceptamos, y no nos paramos a reflexionar. Si liberamos la mente y estudiamos el tema en concreto, podemos llegar a conclusiones sorprendentes.

 

Yo pienso que no existe el tiempo dividido en esos tres estados. El tiempo es relativo y sobre el mismo influyen otros fenómenos de las leyes físicas, como la velocidad, la gravedad, la masa, el espacio... Creo que el tiempo es una ilusión.

Consciente de que puedo estar haciendo una incursión en aguas oscuras, voy a intentar razonarlo para justificar la afirmación.

 

EL FUTURO

  

Es evidente que no existe. Es una aspiración. Es algo que pretendemos alcanzar; pero que no podemos afirmar que sucederá. Creemos tener indicios de que dentro de un año va a suceder una cosa concreta, pero todo puede ir cambiando con el tiempo. El futuro es imprevisible y puede cambiar todo en el último minuto, sucediendo lo contrario de lo esperado. El futuro es un concepto mental, no un hecho real. No se puede modelar al gusto propio.

 

Como lo expresado me parece evidente, voy a intentar explicarme sobre ideas más conflictivas.

 

EL PRESENTE 

 

Dicho lo anterior, podíamos llegar a la conclusión de que lo que realmente existe es el presente. Pero las cosas no son tan sencillas.

Creemos estar viviendo el presente y, tal vez, estemos equivocados. El presente sucedería en una fracción infinitamente pequeña de tiempo; pero nosotros ya lo observamos como pasado. Considero que el presente, más que algo real, es un estado de ánimo. Creemos estar viendo el presente; pero lo que realmente vemos ya es pasado. Dicho así, parece algo disparatado, pero deslizaré algún ejemplo para hacerlo más aceptable.

Si observamos unos fuegos artificiales a 700 metros de distancia, creemos que estamos viviendo el presente. Oímos el sonido de las explosiones y no nos damos cuenta de que estamos oyendo el pasado. Si el sonido se transmite a 340 metros por segundo, podemos afirmar que estamos oyendo el pasado, algo que sucedió hace dos segundos.

Y con la luz sucede lo mismo, pero a otra escala de tiempo. Si observamos una salida de sol, nuestro cerebro nos hace creer que vemos el presente y no es así. La luz solar tarda más de ocho minutos en llagar a la tierra, por lo que la salida del sol ya sucedió ocho minutos antes de que nosotros la veamos. El sol no está donde nosotros creemos que está. Lo que vemos ya es pasado.

El presente es una ilusión poco real. Cuando contemplamos montañas u objetos a cierta distancia, lo que realmente vemos es la luz reflejada, y eso tarda un tiempo medible.

Por otra parte, cuando en nuestro cerebro entran las referencias externas, las neuronas necesitan un tiempo para procesar los datos, tiempo corto, sí; pero sigue siendo tiempo y es igualmente medible.

 

No sé si atreverme a afirmar que, aunque exista el presente, eso es relativo y discutible, y lo que observamos es pasado.

 

EL PASADO 

Asumiendo las anteriores afirmaciones, acepto el riesgo de afirmar que el pasado es lo que me parece más real. Forma parte de la esencia de uno mismo, de nuestro ego, de nuestro yo. Somos lo que somos por nuestro pasado, que es parte de nosotros mismos. Si nuestro pasado hubiera sido absolutamente diferente, nuestra realidad actual sería distinta.

Por otra parte, el pasado no se puede borrar, ni se puede hacer desaparecer. Por mucho que lo intentes, siempre permanecerá en el cajón de las vivencias. Si se pudiera hacer desaparecer el pasado (accidente de moto), desaparecería la realidad actual de sus consecuencias (la cojera producida). Pero aquí no hay magia, el pasado está con nosotros.

 

Estoy de acuerdo, amigos del 59, en que no debemos vivir encerrados en el pasado. Debemos pensar en vivir hoy lo mejor posible e intentar superarlo mañana, mirar hacia adelante. Así y todo, tengo la sensación de que estoy revalorizando el pasado.

Si escribo para vosotros esta nota, es por nuestro pasado juntos, el cual no se puede borrar y está presente. De no ser por ese pasado, no me estaríais leyendo. De eso va Telemarañas. No debe considerarse enfermizo rememorarlo ocasionalmente. El pasado también es importante.

 

 

Todo lo expresado anteriormente no lo considero una exposición científica.

 

Más bien

 

lo veo

 

como

 

un ejercicio

 

matutino

 

de

 

desperezamiento mental.

 

 

 

 


Un saludo

28-3-2016

JB