La huida a Egipto


 

Después de la partida de los magos, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: "Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y permanece allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo".

 

José se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto. 

 

Allí permaneció hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por medio del Profeta: Desde Egipto llamé a mi hijo.

 

 

 

Dolores y gozos de San José

         

Gregorio Rodríguez Fernández

"Devocionario Poético Popular" (Astorga 2006)

 

Quinto dolor y gozo


Te inquietó el ángel al darte

orden de ir a Egipto, presto,

con el Niño y con la Virgen,

del rey Herodes huyendo.


Pero en la tierra remota,

pese a ser duro destierro,

vives con serenidad

hasta el día del regreso.


San José, tan diligente,

de iglesia en marcha modelo,

por íntima romería

condúceme a Dios ligero.

 

 

Sexto dolor y gozo


Tu temor llegó a la cúspide,

que, muerto Herodes, con ira,

a tu vuelta el sucesor

al Niño le mataría.


El ángel tu pena endulza

con gozo, y te notifica

lugar para residir,

Nazaret, ciudad pacífica.


San José, la luz irradia,

cuando el compromiso obliga,

te entregas sin condiciones

y a servir a Dios me animas.