Álbum colectivo de fotografías.


 

Para completar el álbum que cada uno guardamos en nuestro baúl de los recuerdos, podemos compartir aquí nuestras viejas fotografías.

Esperamos que no se oponga nadie. Si alguno se opone, eliminaremos las fotografías en que aparezca o los pies de foto que le correspondan tan pronto nos lo haga saber.

 

 ¡A por ellos, oh, eh; a por ellos, oh, eh! Primitiva cantera, en Las Ermitas, de la  "La Roja" actual



Luciendo trofeo del futbol. Las Ermitas. Del baúl de Aguirre

 Estos no parecen tan aguerridos... pero mira qué cacho trofeo se han ganado. ¡Esos botones!



Este equipo no es El Promilone ni El Proligario, es El Rayo de 3ºB. ¡Todos galácticos!

- Manolo, Alfonso, Alfa, cubrid todos los puestos vosotros o no haremos nada.

Hoy se han presentado varios con camiseta gorda, aunque hace calor. ¡Pos sí, si llega a hacer frío, vienen todos aguerridos  con calzón largo y bombacho!

- JB, me caso'n Soria, deja la corbata en la mochila.

- Motívalos tú, anda. Diles que somos los mejores y que vamos a luchar a muerte. Díselo tú, qu' a mí me da la risa.


 

Primera etapa de algunos, en Las Ermitas: seriedad, disciplina, ascetismo...

¡Ya sería menos, oh espartanos, que yo os veo bien lucidos y sonrientes!

Ciudado, don  Nicasio, que lo flanquean dos satélites algo desorbitados 



 Artistas de quinto esperando la soldada o, al menos, un bocadillo.

- ¡Victorino, aqueda esas vacas p'allá, hombre! ¡Derrotan to'l fruto, déjannos sin nada!

- Ay, que me parece a mí que aquí están todos los de la célebre "comisión de festejos"  de la víspera de San José.



- ¡Home, esto ya es otra cosa! ¡Aquí ya hay tablas!

Tres ratones ciegos.

- ¿Soy yo acaso el asesino?

- No, hombre, no. El asesino es Cele, mira qué cara culpable tiene y cómo quiere hacer mutis. 



Baúl de Herminio

- Y directamente desde Astorga, emulando a los Beatles, ....   ¡¡¡¡La Banda'l Coroooo!!!!

- ¡Anda, mira, una botella vino! ¡Ya decía yo que estos perdían el ritmo y que la melodía me olía!

- JJ, está bien que te sientas Feliz; pero no hace falta que bailes. ¡Que rompes los altavoces, loco!



 

Y otras muchas, si las recuperamos.