FELICITACIÓN DE NAVIDAD DE 2018 (A DUO)


 

 

Este año tenía yo el inverosimil propósito de despachar mi recado de Navidad en un mensaje de whatsapp, aunque pasara desapercibido; pero quiso la fortuna, habitualmente imprevisible, que anteanoche me desvelara un ave nocturna, no un pajarraco cualquiera, no, un “Milanus traga-felices, subespecie filosofigensis” según dicen, que tiene su refugio partisano en las estribaciones del Castrión de la Valdería, cuando no se avienta hacia las cimas astures o navarras, ¡que también!

Hízolo esta vez ¡otra vez más! a deshora– lo previsible para sus hábitos desmovilizados y desconectados – pero con un recado carísimo para mí, ¡que me gustó mucho, vaya!

Él asegura que es sólo para mí, mas yo, previsible "Gallus cacareator, subespecie cepedanus", voy a “picar albores” con la intención de que os resulte grato a todos los demás parroquianos, seades de donde seades, creades lo que creades y andedes por donde andedes, para que gocedes del mentado recado, si les viene bien a vuesas mientes. ¡Quede pues constancia, atque imprimatur, pa que conste, etsi susodichus ille decidiere hacer más adelante lo debido para todo el senado!

Y, en fin, puesto que todavía creo en el perdón de mis pecados y en la enmienda de mis errores, os quiero felicitar de verdad, a todos y a cada uno. Lo haré con la imagen de un “Belén de madera y barro policromados”, anónimo y procedente de la parroquia de Zacos de nuestra añorada Cepeda. Lo podéis admirar en la exposición “NATUS EST” (Palacio de Gaudí - Astorga) hasta el 31 de enero.

 

 

También os propongo amenizar vuestros mejores ratos, los íntimos y los familiares, con la colección de Cantares de Navidad de los pueblos de España interpretados por La Ronda del ZIPI ZAPE de San Lorenzo de El Escorial. (Enlace de la lista completa: https://www.youtube.com/playlist?list=OLAK5uy_mu_WuFJuzcAH8AKIB35weqcMLrijGSwBI)

Son 17 villancicos de caracter popular, que espero os guste entonar, solos o en familia.

Yo hoy elijo para nuestro recado dual el de nuestra tierra, que os ruego reproduzcáis ahora mientras seguís el rollo:


 


¡Que seáis muy felices y viváis muchos y buenos años en la paz de de la buena voluntad y riendo, si es posible!

Herminio




Herminio, caro, ¿qué pasa con nosotros?

Ya pasó el verano, ya llegó el invierno, dentro de muy poco caerá el gobierno, que tururururú...

¿No era por ahora el tiempo de las felicitaciones? Me he asomado varias veces a Telemarañas, pero lo único que he encontrado ha sido tu famoso carné de identidad, lo que me hace sospechar que, o bien se nos ha agotado la inspiración o que la revista ha completado su ciclo vital. De ser así, no te preocupes, ya te dije hace mucho tiempo que, en mi opinión, Telemarañas había cumplido sobradamente su cometido y debemos felicitarnos por ello. Y como dijo el sabio griego (no recuerdo cuál de ellos) más vale desaparecer en plena gloria que no esperar a que la decrepitud arruine nuestros merecimientos. Ya sabemos que todos -y Telemarañas no iba a ser una excepción- aspiramos a la eternidad, pero también sabemos que eso es un imposible, y más en los tiempos que corremos, que por mucho que corramos, el tiempo nos saca cada vez más la delantera.

¡Tiempos aquellos en que nosotros íbamos por delante del tiempo y las vacaciones tardaban y tardaban en llegar y el tiempo de Adviento se hacía eterno hasta que sonaba el primer villancico! En fin, que nos quiten lo bailao...

Bueno, si no me animo a mandar una felicitación colectiva, que sirva ésta de felicitación para tí y tu familia.


Que disfrutéis de todo lo bueno de las Fiestas Navideñas.

Un abrazo.


IAlmanzaR