Felicitación de Navidad 2015 y año nuevo 2016



Acabo de entrar en "telemarañas" y veo con sorpresa, y acepto con agrado, todas las felicitaciones que con tan buen gusto y muy buenos deseos y, en algunos casos, muy buenas expresiones habéis compartido.

Constato que no olvidamos el pasado y vivimos el presente, en concreto éste de las fiestas de Navidad.

Hay muchas personas que dicen: "a mi estas fiestas no me dicen nada" o "detesto estas fiestas" u otras cosas parecidas.

Desde mi punto de vista, la alegría que dimana de estos días va unida a la ingenuidad de la niñez, a la vivencia de algo distinto y a la familiaridad del entorno; pero también pienso que algo sucede en el devenir de la historia cuando un acontecimiento como el de la Navidad entra con tanta fuerza en nuestro espíritu. Porque no olvidemos que no todo es "parafernalia", o "consumismo", que también; pero el fondo es mucho más profundo y está muy arraigado, gracias al pensamiento de que no todo termina con los padres y abuelos y que algo permanece, tanto de lo que nos han ensañado como de lo que nuestra propia vivencia nos ha hecho comprender.

Y es que hay ideas que no se enseñan ni están escritas en libros. Son nuestras propias inquietudes espirituales las que trabajan para hacer que la vida sea algo más fácil y comprensible.

Y no todo es negativo, por muy mal que se vea el aspecto tan negro que algunos se han empeñado en hacernos creer.

 

 

Por eso - y ¡basta de filosofía! -, 

os deseo a todos que, como dice J.J.F., hayáis pasado unas muy felices fiestas de Navidad y que el 2016 nos traiga a todos aquello que cada uno está deseando, que, seguro, es lo mejor para cada cual.


Abrazos.

Agustín A.J.

31 de dieciembre de 2015