EL TOPO “CASCARRABIAS”


 

                              

No comparto el apodo,

por lo que ha cascado,

más bien se ha recatado

disfrazándose de godo.

Puede parecer el topo

explorando el terreno,

en su buceo sereno,

sin rabias, usó el tropo.

Con estos prolegómenos,

aún echamos de menos

la identidad del tapado.

¡Que salga presto al estrado!

 

Natum videte, tras el seudónimo.

Enmascarado bajo cascarrabias

se oculta su verdadero antónimo,

aunque disimule sus gratas labias.

 

Quizás eche de menos su pasado,

de embajador colegial disfrazado

a orador electo en el estrado,

discurseando con aires de malvado.

 

 

Soñador y amante de la natura,

sus lances cinegéticos procura.

Sentado en una cepa de pino

empina triunfal la bota de vino,

 

Explorando el tenor de nuestra vida,

velada en prosa o verso soberano,

desenmaraña la paja del grano

y nos ofrece la parva servida.

 

Aunque oculte su real gentileza,

su ágil pluma destila nobleza.

Es tan ponderado su buen juicio

que hace honor a su oficio.

  

No somos la flor y nata del curso,

pero enunciamos nuestro discurso.

Sin pretender conocer el secreto,

acusamos recibo del reto

 

 

Acertijo: Oro parece, plata no es....

 

¡Inteligenti pauca!...


VR.