Carta de un Cascarrabias


 

Queridos colaboradores y lectores de nuestra querida revista Telemarañas:

 

Hay días que están excepcionalmente prefabricados para que podamos reflexionar, para poder meditar y “espurrir” el espíritu, anquilosado en las “cotidianeces” de nuestra ya canosa vida. Y precisamente esos momentos debemos aprovecharlos para hacer cosas que no hacemos cada día, ni siquiera cada semana, pero sí de vez en cuando.

 

Estos días me apetecía repasar toda la “Radio Galena Telemarañas”. Podéis creer que me la he “pulido” toda. Y he sido feliz y me he pasado muy buenos ratos como acompañado de todos vosotros, de todos los que habéis colaborado y que seguiréis colaborando para llenar el cesto con los frutos de este huerto que, poco a poco, va creciendo y que todos esperamos lo siga haciendo para el disfrute de esta quinta del 59.

 

Observo con enorme placer que aquel continuar con el “¿quieres que te cuente un cuento que nunca se acaba?”, sigue en muy buen estado.


Y para agradeceros el haber disfrutado tanto releyendo cada escrito, quiero presentar mi homenaje individual a todos vosotros:

 


 

D.Gregorio: compositor especializado en versos para rezar. Por la forma de mostrarnos la Semana Santa de la Bañeza y sus orígenes, hurga en nuestro interior y hace que hormigueen los deseos de volver a visitar la ciudad. Y ¿cómo se desarrolla la Navidad y festividad de Reyes en Aliste? Debéis leerlo todo, pues nos cuenta cosas que sólo sus vecinos conocen. ¡Bien por D. Gregorio, que además saca tiempo de su tiempo y nos acompaña en nuestras reuniones!

 

Belarmino: con tu humor, más o menos original, pero muy adecuado a cada momento y perfectamente contado, es la pimienta de cualquier revista que se precie de ser completa. Además casi te obliga a buscarlo para poder comprobar cómo ajusta su humor a cada situación actual. No es mejor humorista el que inventa sino el que mejor sabe contarlo. Y tú sabes escribirlo, que aún es más difícil. ¡Ánimo! y sigue haciéndonos reír un rato.

 

Elio: Quizás, sin querer, has puesto una luz en el camino. Ahora deja que los demás enciendan cada uno su lámpara.

 

Herminio: Tú eres el hortelano que ha alquilado el huerto, lo has adecuado para la plantación, la tierra es fértil y está dispuesta. Ya se han plantado variedad de flores y árboles que empiezan a dar buenos frutos. El jardín ya empieza a lucir y se ve bonito y variado.

No obstante, hecho de menos el canal que llevó el agua a este huerto. Hecho a faltar la parte de la viña ya en producción y a aquellos pioneros que aprovecharon su momento para cosechar el buen vino del 59 (como dice J.J. Feliz) y poder catarlo entre todos en estas reuniones que han sido como la concepción que ha dado paso a este medio. Me refiero a los inicios de las convocatorias de reuniones, me refiero a Celedonio, José Antonio, Ángel Pérez, Victorino, etc.

Tú, no obstante, Herminio, sigue dirigiendo el tráfico de informaciones y no te importe permitir una frecuencia más amplia en el disco verde para que, en algún caso, se puedan plasmar ideas que, aunque no correspondan propiamente al ideario de la revista, sí son una forma de expresar cada cual algo que lleva dentro y que quiere que todos conozcamos.

 

IAlmanzaR: Sólo te hemos visto la puntita del pie. ¿Ya te has cansado de decirnos algo interesante? Sabes hacerlo bien y tienes ganas de contarlo. ¿Por qué no lo sigues haciendo? Venga, hombre, ¡¡queremos conocer lo que dices. Si es posible, que no sea de política!!

 

JJFeliz: Nos enorgullecemos de tenerte entre nosotros. Con tu experiencia, tus críticas atinadas y tu buen hacer, casi siempre en clave de humor, puedes ser el guía que nos ayude a que cada uno ponga un poco más de su parte para una total colaboración. Es una gozada leerte, quizás entre nosotros se te ve demasiado profesional, pero sigue así.

 

L.Dieguez: ¿Qué puedo decir de tus relatos, frescos y descriptivos? Escribe más y haznos partícipes de tu memoria prodigiosa, recordándonos hechos que a otros ya se nos habían escapado de nuestra frágil memoria. Si quieres, puedes seguir haciendo literatura, pero yo te prefiero simplemente contando cosas.

 

Natal: Te estuvimos esperando y, al fin, te decidiste. Queremos que nos digas más cosas. Nos gusta que nos enseñes tu Cepeda, pero también puedes enseñarnos alguna otra cosa que haga referencia a tu paso por el Seminario. Anécdotas que quizás sólo tú nos sepas contar. Creo que nos lo debes, y lo esperamos.

 

P.Mayo: Empezamos con recopilación, pero ahora te has decidido a mostrarnos, ya en tu casi-jubilación, cuáles son tus pensamientos y puedes comenzar a hablarnos de tus viajes y visitas enseñándonos cosas y al mismo tiempo dejando caer pinceladas de tu buen hacer en el mundo.

 

VictorR: No conocía yo la faceta de tu expresión en verso y tu gran facilidad para escribir poesía. Bueno, más que poesía es una manifestación versificada de tu gran capacidad de pensar y razonar. Sigue así, pero no dejes de continuar describiéndonos tu tierra natal que tiene mucho que ver y de la que habría que escribir muchas cosas siempre sintiéndose orgulloso de pertenecer a ella. Sigue también contándonos tus anécdotas en lo referente a tu paso por el Seminario. Tu comentario sobre nuestro querido profesor D. Gregorio me ha gustado mucho. Gracias, además, por pensar en los que sufrimos cada día.


 

Sólo he nombrado a los que ya han escrito alguna cosa. Pero no puedo dejar de animar a otros que voy a ir señalando, no para hacerles reproche alguno, pues todos ellos han sido y siguen siendo alma, corazón y vida de nuestros reencuentros. No obstante, creo que les falta un empujón para que plasmen en un papel y nos cuenten de una vez, todas las horas y malos ratos que han pasado para poder conseguir que todo esto se iniciase así como los malos tragos que pudieran haber soportado y también los buenos. Me refiero a José Antonio, Ángel, Celedonio... por qué estáis callados y no sacáis a la luz del día vuestra gran dedicación y así poner en solfa con música y letra a tanta gente indecisa? Y Victorino, que siempre desde la sombra y con una efectividad 100% sigue colaborando y, siempre que puede, apoyando todo lo que haga falta amén de su inestimable ayuda para la cuestión del menú de cada reunión…¡Aquí os quiero ver! Sé que lo sabéis hacer y muy bien. A qué esperáis? (¡¡Sin ánimo de ofender!!)

 

Y para terminar, me quiero dirigir expresamente a los sacerdotes que no han asistido a las reuniones, supongo que porque sus deberes en días-sábados o su salud no se lo permiten. No les voy a pedir que vengan, que también, pero sí que nos cuenten sus inquietudes y sus problemillas o problemones de parroquia y ¿porqué no? su forma de vivir, que siempre pueden ser de mucho provecho para cualquiera.

 

A todos los demás (VictorV, PedroM, PedroN, Alfayate, Villalibre, etc. etc.) y a los que no menciono pero de los que me acuerdo, os quiero decir que, si no puedo conversar con vosotros, sí me agradaría poder leer lo que tengáis que decir.

 

Un abrazo para todos por todo lo que hacéis y enseñáis.