AL AMIGO…


 

 

 A ti, amigo sufridor,

compañero de camino,

toma tu bastón con tino

y desafía al surtidor.

 

No decaigas ante el dolor,

mira que la vida es dura,

y, en esta singladura,

nos orienta el horizonte.

 

A la soledad, ¡ Caronte! 

Frente al dolor, ¡Jenofonte!