¡A por Él?


Querido amigo Herminio: Aquí te va esta nueva elucubración. Envuélvela (sonido-imagen) como mejor te parezca. Por si tenías poco trabajo... Un fuerte abrazo. Ismael.

 

 

¡Zaca!, lo que tenía que suceder sucedió, y el Cascarrabias volvió. Han sido, sobre todo, las circunstancias de su retorno las que me han impulsado a enviar esta colaboración, destinada ¡cómo no! a despejar el enigma.

El anuncio de su reaparición prácticamente lo había hecho el Pregonero de Turcia en/con su magistral Indagatorio. (Ya decía yo que contando con semejante jauría, sería difícil que fracasara la cacería). El sabueso Pesquisas, en un alarde de destreza y valentía, obligó al jabalí a abandonar su escondite. Luego trató de conducirlo a campo abierto para abatirlo, pero no lo consiguió. El verraco cubrió su flanco posterior con el respaldo de un espeso carrasco, clavó sus cuartos traseros en el borde de la mata y se defendió del acoso lanzando derrotes a diestro y siniestro. Cuando, en una de sus arremetidas, el sabueso sintió el filo del colmillo sobre su cara, decidió que había llegado la hora de la retirada, que no merecía la pena seguir exponiéndose a convertirse en presa.

Pero no fue sólo el temor lo que le llevó a desistir, sino el código del buen cazador, la convicción de que hay piezas que por su valía y belleza, no merecen ser abatidas; que deben vivir, vivir y morir “cuando ellas quieran”. (Estoy convencido de que los animales salvajes, que no cuentan con residencias de la tercera edad, deciden el momento de su muerte, salvo aquellos -claro está- que perecen en accidente de caza o arrollados en el asfalto). En ese punto el jabato aprovechó la indulgencia del sabueso para darse un chute de moral por haber salido indemne del acoso.

 

Sí señor, un indagatorio magistral, pero sin final..., como no podía ser de otra manera (de eso creo que estamos todos convencidos, no sólo el Cascarrabias). Pero podía haber sido aún más genial si no fuera porque estaba trucado de antemano. Si nos fijamos un poco, ese truco está desvelado en clave mediante la secuencia de dibujos que acompaña a las diligencias. No es el sabueso el que saca a la pieza de su guarida, sino el zorrito Cascarrabias el que, desde el tejadillo de la caseta del can, le hace muecas invitándole a que salga a jugar con él. El sabueso, que tiene toda la pinta de estar muy aburrido, no tiene ningún inconveniente en aceptar la proposición. A partir de ahí, todo es un juego, totalmente incongruente, desde luego. Tanto es así, que el sabueso Pesquisas acaba convertido en un simple juguete de plástico, lo que hace que la pareja de gallináceas se partan a reír.

En un momento de distracción del juego, el sabueso parece alcanzado por un destello de su propia identidad, y es entonces cuando se provee de una gran lupa, e incluso se implanta una cámara en la sien a fin de analizar con sus tres ojos la incongruencia en que se halla metido. Pero el zorrito, que es muy listo, le pega un tirón de orejas y lo devuelve a la realidad, recordándole que han hecho un pacto de amistad eterna.

 

Sabemos de sobra que el sabueso Pesquisas y el supuesto Cascarrabias son muy amigos, pero lo que no sabíamos es que estuvieran compenetrados hasta tal punto. Esa compenetración está tan bien reflejada en el Indagatorio que por momentos uno llega a sospechar si su confección no será obra de un mismo personaje desdoblado. Me queda, no obstante, una duda importante relacionada con la pregunta 12, en que aparece como argumento el uso del plural. Estoy plenamente de acuerdo con el Cascarrabias (véase su última aparición) en que dicho uso es una forma simplemente estilística, cuya finalidad no es otra que enfatizar una conducta determinada. Si se me permite el ejemplo, cuando decimos de alguien que va de putas, basta con que haya ido una sola vez y solamente con una (que será lo más normal). Mi duda es: si el Cascarrabias estaba realmente presente en el Indagatorio, ¿cómo es que no se percató de la inconsistencia de la pregunta en el momento mismo de su formulación? ¡Misterio! 

¡Salud y Felicidad para todos en las próximas Fiestas y después!

 

Pola de Siero, 10 de Diciembre de 2014

Día de los DD HH