Veladas de Navidad, 26 de diciembre de 2017

7 - Milagro en la nieve


 

El relato (continuación).

Síntesis de los hechos conocidos. Silencio prolongado, sin noticias.

Lugar: Incierto, entre el valle de Valdesamario y los rasos de La Lomba del Campestedo.

Fecha: Jueves, 26 de diciembre de 1850, San Esteban.

Horas: Día y noche.

Protagonistas: ¡Seguimos sin protagonistas! ¡Los nuestros, Ramón, Francisco y Restituto, siguen desaparecidos desde la noche del jueves, 19 de diciembre de 1850!

 


 


Yo velo, tú velas…, seguimos velando:

Cada año suelo incluir en mi aguinaldo un cuento y un villancico.

Este año os mando la cosillina de la velada de hoy. Es una cosillina doble: un cuento y un villancico, mejor dicho: un villancico que cuenta una historia, pura tradición y creencia en los países nórdicos, un milagro de San Wenceslao, rey de Bohemia (Chequia).

La música es una canción religiosa de finales del siglo XIII. La letra es un añadido para este villancico de mitad del siglo XIX, de cuando nuestros protagonistas.

Podéis oir el villancico ejecutando este visor:

 



Mientras lo oís, podéis seguir leyendo estos textos y la letra, cuya traducción libre os incluyo a continuación.

 


El buen rey Wenceslao.

   

Good King Wenceslas looked out,

on the feast of Stephen,

when the snow lay round about,

deep and crisp and even.

 

Brightly shone the moon that night,

tho' the frost was cruel,

when a poor man came in sight,

gath'ring winter fuel.

 

El buen rey Venceslao se asomó al campo el día de San Esteban,

cuando estaba totalmente enrasado por una nevada gruesa y crujiente.

La luna lucía brillante aquella noche bajo una helada cruel,

y entonces apareció un pobre hombre atropando leña para calentarse. 

 

"Hither, page, and stand by me,

if thou know'st it, telling,

yonder peasant, who is he?

where and what his dwelling?".


"Sire, he lives a good league hence,

underneath the mountain;

right against the forest fence,

by Saint Agnes' fountain."

 

"Paje, ven aquí a mi lado y dime, si es que lo sabes bien,

¿quién es aquel campesino que anda por allá? ¿dónde y cómo vive?".

"Señor, vive a más de una legua de aquí, al pie de la montaña;

justo al lado de la cerca del bosque, por donde la fuente de Santa Inés." 

 

"Bring me flesh, and bring me wine,

bring me pine logs hither.

Thou and I shall see him dine,

when we bear them thither. "


Page and monarch, forth they went,

forth they went together;

through the rude wind's wild lament

and the bitter weather. 

 

"Tráeme carne, y tráeme vino, tráeme aquí troncos de pino.

Tú y yo lo vamos a ver cenar, cuando se los llevemos para allá".

Paje y monarca, salieron para allá, se fueron juntos tras él,

atravesando el amargo frío y
el salvaje ulular de la ventisca.

 

"Sire, the night is darker now,

and the wind blows stronger;

 

fails my heart, I know not how;

I can go no longer."

"Mark my footsteps, good my page,

tread thou in them boldly.

Thou shalt find the winter's rage

freeze thy blood less coldly."

 

 

"Señor, la noche se está volviendo más negra y el viento sopla con más fuerza,

se me para el corazón, no sé por qué, y no puedo ir más allá.”

"Pisa sobre mis pisadas, mi buen paje, písalas sin miedo.

Sentirás que la rabia del invierno hiela menos tu sangre."

 

"In his master's steps he trod,

where the snow lay dinted.

 

Heat was in the very sod

which the saint had printed.

Therefore, Christian men, be sure,

wealth or rank possessing,


Ye who now will bless the poor,

shall yourselves find blessing."

 

 

Él fue pisando las huellas de su señor, que habían dejado la nieve aplastada.

Recibía calor del puro suelo que el santo había hollado.

Así pues, estad seguros, cristianos que tenéis bienes y derechos,

de que los que ahora hacéis merced al pobre, seréis también vosotros objeto de merced.

 

 


 

 

Esta cosillina nos puede aportar hoy esperanza y aliento, y también una moraleja muy provechosa: “lo que hicisteis al más pequeño de mis hermanos, a mí me lo hiciteis”.

 

Seguimos siendo pocos; pero pedimos por ellos.

Por nuestros predecesores, ya amigos ¡Que Dios los lleve en paz a sus casas!


Telemarañas, 26 de diciembre de 2017, San Esteban, diácono y protomartir.